Personas que no tienes por qué invitar a la boda

Personas que no tienes por qué invitar a la boda

Se acerca el día de tu boda y uno de las tareas más complejas a realizar es la de conformar tu lista de invitados donde no quieres quedar mal con nadie y comienzan las dudas de a quién poner pues no pueden ir todos. Si aún estás en el proceso de la organización, esta vez te contamos cuáles son los grupos de personas que no tendrías por qué invitar a tu boda. Recuerda que ese día tiene que ser perfecto desde cualquier perspectiva, así que toma nota y ¡evítalas a toda costa! Créenos, después de leer esto tendrás más claridad para saber cómo hacer una buena lista de invitados.

1. Ex novi@s

¡Jamás lo hagas! En serio no hay nada más incómodo que recibir la invitación a la ceremonia de una chica o chico que fue tu novia(o). Aunque jures que son los mejores amigos del mundo, que han compartido un sinfín de experiencias y aunque él o ella ya tenga pareja, lo mejor es olvidarte de su invitación. Te sentirás mil veces más tranquila durante tu gran día.

2. Amigas mala onda

Si dentro de tu grupo de amistades cercanas existen quienes siempre le echan mala vibra al mundo ¡mejor olvídate de ellas! Es muy importante que el día de tu boda los invitados se la pasen de lo mejor, que disfruten la ceremonia, la fiesta, la música, el banquete… ¡todo! Cuando pierdes tu tiempo con invitaciones que van a personas que sólo criticarán cada detalle de tu boda, créenos, no vale la pena para nada. No hagas las cosas por compromiso y mejor rodéate de quienes más te quieren.

3. Amigos de Facebook

Ahora que has dado a conocer todos los detalles de tu compromiso y la boda por medio de esta red social, jamás pienses que estás obligada a invitar a esos conocidos con los que solo platicas de forma muy ocasional y vía online. Si no han tenido un papel representativo en tu vida, lo mejor es que aproveches las invitaciones para dárselas a la gente que realmente ha marcado la diferencia. Aunque suene mala onda, no te arrepentirás.

4. Familia lejana

Aunque estamos conscientes del vínculo tan importante que hay con la familia, también es cierto que los más lejanos muy poco tienen que ver con tu vida actual. Si a la tía Juanita solo la viste el día de tu fiesta de cuatro años, mejor olvídate de invitarla a tu boda. Lo mismo pasa con esos primos que jamás quisieron entablar relación contigo o con tus padres. Si tienes tíos o conocidos en otros países, sólo dales la cortesía de avisarles que te vas a casar, pero aprovecha esas invitaciones para otro perfil de asistentes.

5. Amigos con presencias sorpresivas

Nos referimos a esos súper amigos que tenías en el kinder, pero que luego desaparecieron del panorama. Si un día te los encuentras en el supermercado, en un restaurante u otro lugar, no creas que solo por esa ocasión están en el derecho de recibir una invitación para tu boda.

6. Compañeros de trabajo

A menos que tengas una relación perfecta con ellos, deberías evitarlos para el día de la boda. Sobre todo cuando se trata de tus jefes, es súper importante que te manejes con cuidado y es que tu acercamiento con ellos debe estar marcado por una línea que separe el lado personal y profesional.

7. Tus vecinos

Este es uno de los puntos que más me ha llamado la atención en las bodas a las que he asistido. La pregunta del millón es ¿por qué los invita la gente? El hecho de que te hayan visto en pijama, de que compartas el ruido que se escapa por sus ventanas o que te conozcan desde pequeña no quiere decir que tengas una relación especial con ellos, salvo con aquel que se ha comportado como un familiar y te ha demostrado su amistad y apoyo desinteresado.

8. Gente que apareció por sorpresa

¿No te ha pasado? Es muy probable que en los últimos días te hayas topado con gente que, así sin más, aparecieron en tu vida. Un compañero de un curso, un maestro que hace mucho no veías, ¡quien sea! Cuando no tienes un acercamiento especial con la gente que invitarás a tu boda, lo mejor es que elimines sus invitaciones para concentrarte en la gente que verdaderamente importa. Tiene sentido, ¿o no?

9. Gente que busques impresionar

¿Vas a tener una boda espectacular? ¡Muy bien! Ahora, no te concentres en la gente que admirará tu gran día, sino en el hecho de disfrutarla de inicio a fin con tu esposo. Impresionar a la gente no te permitirá tener una jornada feliz, ya que todo el tiempo estarás preocupada por lo que piensen y no disfrutarás esos segundos especiales que pases con tu pareja. ¡Tómalo en cuenta!

 

Ahora, teniendo estos tips en cuenta y en conjunto con tu futuro espos@, conforma esa lista de una vez y comienza a repartir invitaciones. Recuerda siempre comentar con tus invitados sin tienes definida alguna regla de vestuario o si vas a realizar alguna actividad fuera de lo normal a la que haya que asistir preparado.