Consejos para elegir el traje del Novio

Es inegable que cuando hablamos de boda, lo primero que nos viene a la mente es todo relacionado a la novia, díganse: el vestido, los zapatos, maquillaje, peinado, el ramo de flores y demás complementos… y quizás reparamos un poco en la figura del Novio. A que es verdad? sin embargo, sin este señor no puede haber boda y él ha de brillar tanto como la novia durante la ceremonia, incluso se escribe y comenta muuucho más sobre la novia y todo lo relacionado a ella mientras que sobre el novio apenas encontramos información, consejos o tendencias. Pues hoy compartiremos algunos tips para garantizar que luzca estupendo ese día tan especial para ambos.

¿Qué estilo escogió la novia?

Son preguntas que el novio debe hacerse antes de tomar una decisión repecto a su atuendo: ¿Hay una temática en la boda?, ¿la novia lleva ese concepto?, ¿cómo se vería la parte masculina? También debes preguntarte ¿cómo eres? Te conoces y debes identificarte completamente, sin entrar en clichés, convencionalismos o imposiciones. Esto implica elegir un atuendo acorde con tu personalidad y con la de tu pareja, pues ambos looks deben concordar. Por ello, decide primero si quieres llevar un traje propiamente dicho o si prefieres las variantes como los pantalones con tirantes, la ausencia de chaqueta, moño o corbata, etc.

Es inegable que cuando hablamos de boda, lo primero que nos viene a la mente es todo relacionado a la novia, díganse: el vestido, los zapatos, maquillaje, peinado, el ramo de flores y demás complementos… y quizás reparamos un poco en la figura del Novio. A que es verdad? sin embargo, sin este señor no puede haber boda y él ha de brillar tanto como la novia durante la ceremonia, incluso se escribe y comenta muuucho más sobre la novia y todo lo relacionado a ella mientras que sobre el novio apenas encontramos información, consejos o tendencias. Pues hoy compartiremos algunos tips para garantizar que luzca estupendo ese día tan especial para ambos.

¿Qué estilo escogió la novia?

Son preguntas que el novio debe hacerse antes de tomar una decisión repecto a su atuendo: ¿Hay una temática en la boda?, ¿la novia lleva ese concepto?, ¿cómo se vería la parte masculina? También debes preguntarte ¿cómo eres? Te conoces y debes identificarte completamente, sin entrar en clichés, convencionalismos o imposiciones. Esto implica elegir un atuendo acorde con tu personalidad y con la de tu pareja, pues ambos looks deben concordar. Por ello, decide primero si quieres llevar un traje propiamente dicho o si prefieres las variantes como los pantalones con tirantes, la ausencia de chaqueta, moño o corbata, etc.

Una vez definido este punto debes considerar en dónde se llevará a cabo la boda ya que en ocasiones, este aspecto marca el estilismo de toda la reunión, pues la novia también se adapta al escenario escogido. No es lo mismo elegir un traje de novio para una boda en la playa, que uno para un enlace en la ciudad.

El tipo de traje de novio

Hay muchas opciones en cuanto a este tema,  pero dentro de los trajes de etiqueta, hay tres opciones principales: el chaqué, el esmoquin y el frac.

  • El chaqué es la prenda más utilizada por los protagonistas en una boda y viene de los caballeros ingleses, que lo portaban para montar a caballo. Es el más usado en bodas de día. Está conformado por los siguientes elementos: la chaqueta con forma de levita, un único botón y faldones en punta semicirculares en la parte trasera; la camisa blanca con botones y doble puño (para las mancuernillas); la corbata, generalmente con nudo windsor; el chaleco, recto o cruzado, abotonado al completo; el pantalón negro o gris o con raya vertical.
  • El esmoquin es el que generalmente vemos en entregas de premios como los Oscars. Se usa regularmente en bodas de noche por su elegancia y formalismo. esta compuesto por: la chaqueta negra o azul de corte recto y sin faldones, la camisa blanca y con cuello de moño, el chaleco negro, el moño negro (mejor que corbata), pantalón negro, fajín con toques brillantes y zapatos negros.
  • El frac es la prenda de máxima etiqueta, utilizado para eventos privados de renombre. La chaqueta es una levita que destaca por sus solapas de seda, el corte horizontal, los faldones puntiagudos, por ser mucho más corta por delante y por presentarse abierta. Viene acompañada de varios elementos obligatorios: chaleco de piqué marfil, moño blanco, pantalones negros y sin vuelta y zapatos negros con cordones.

No dudes en pedir la opinión de un sastre para que el traje te quede perfecto, ya que una silueta limpia significa una imagen elegante.

Busca combinaciones en tendencia

  • Si la boda es en jardín, entonces un traje de dos piezas en tonos ostión o crudos te hará destacar. Si es de noche prueba los trajes en azules profundos o grises oscuros como una alternativa al tradicional negro.
  • Debes de considerar el tipo de boda que tendrás; por ejemplo, si es una celebración de día y el código de vestimenta es de etiqueta, entonces el atuendo correcto sería llevar un chaqué, en caso de que la boda sea de noche, el esmoquin sería la vestimenta adecuada.

Combina con los accesorios correctos

El boutonniere en el novio es la representación en miniatura del ramo de la novia, llevando los mismos colores de éste; se ve muy presentable si lleva una flor del ramo pero siempre y cuando sean flores pequeñas.

Los accesorios van desde el pañuelo y las mancuernillas, hasta el reloj; así que debes lograr un equilibrio y asegurarte de que todo tenga un hilo conductor; por ejemplo si decides llevar reloj, pues obviamente las correas no pueden ser de plástico, o hule y mucho menos de un color llamativo.

En el caso de los zapatos, debes elegir unos con cordones. Pero, como siempre, esto es dependiendo de la decisión y personalidad del novio. Estos suelen ser negros, azules o marrones, aunque hay excepciones, y su elección depende del tono del traje.

Los tirantes también han vuelto con fuerza, pero esta vez adaptados a una indumentaria más vintage, y también en varios colores.

Pruébatelo y hazlo tuyo

El día de tu boda tu traje debe tener un único fin: destacar tu estilo y personalidad. Ese traje debe reflejar tu esencia, debes ser tú el que lleve el traje y por ningún motivo dejar que el traje te lleve a ti. Para ello, debes estar seguro de la talla, del color, del estilo y de todo lo que te ayude a sentir el traje como tuyo.

Te aconsejamos probarlo varias veces antes de decidirte, intentar con distintos tipos de traje, distintos colores y texturas. Una vez que lo hayas comprado o rentado, prueba caminar, moverte o hasta bailar con él. El traje debe adaptarse a tus gustos pero también a tu cuerpo y a tus movimientos, si te sientes incómodo, no dudes en hacerle los arreglos necesarios para que te quede como un guante. De esta manera la comodidad estará asegurada.

Al igual que en el caso de las novias, el propósito es que te sientas cómodo y puedas ser tú mismo, pues al fin y al cabo, aunque sabemos que hay que seguir un protocolo, pero también es básico estar relajado, seguro de ti mismo y contento con tu look para que puedas tener un día digno de recordar por el resto de tu vida.

fuente: zankyou